miércoles, 8 de mayo de 2013

Extrememan Salou


Bien en el agua, bien en la bici y mal en la carrera a pie por tonto. Este sería el resumen de mi participación en el Extrememan Salou de este pasado domingo.
Cené mal el sábado y me sentó como una patada. Resultado: toda la noche con dolores de barriga y sin dormir. Y todo por culpa de un servidor, de ahí lo de tonto. Porque no soy ningún experto pero hay cosas básicas que ya tendría que tener bien aprendidas. De todas maneras tampoco creo que durmiendo como un lirón y sin los problemas estomacales , lo hubiera hecho mucho mejor. Pero seguro que hubiera terminado con mejores sensaciones y sobre todo lo hubiera disfrutado más. Y digo más, porque disfrutarlo lo disfrute. Des de el sábado, con el ambiente triatlético que inundó Salou y durante la carrera. Lo del tri es algo inexplicable...droga dura.



Me gustaron los circuitos. Las playas de Tarragona, poco profunda y de arena fina me encantan. El circuito ciclista parecía tener paisajes muy bonitos, las pocas veces que me fijé en ellos y estaba perfectamente controlado y señalizado. El de correr un pelin enrevesado  pero a cambio fácil de seguir por los acompañantes y con alguna cuesta dura que lo hacia más interesante. 
En fin, un competición más al saco, con algún error grabe y con algunas cosas pendiente que espero liquidar en la próxima parada: el B de Banyoles.


Y como guinda los compañeros de club. Todos  lanzados hacia su objetivo del IM de Autria. Una año com muchos debutantetes en la distancia que lo van a hacer muy bien.