viernes, 4 de marzo de 2011

Más no siempre es mejor


Me ha dado por reflexionar un poco sobre el volumen de mis entrenos a raíz de este buen post de Jaime Menendez de Luarca, (os recomiendo su blog) que en esto del tri y el entreno sabe un rato más que yo.
De una cosa ya me di cuenta hace tiempo, más no siempre es mejor, algo aplicable también a otras facetas de la vida.
Pero claro uno se imbuye de motivación y un día decide hacer triatlón. Y de golpe te ves en una vorágine de sesiones de entrenamiento y acumulación de cansancio, obsesionado en ver como esa gráfica de las horas de entreno sube y sube. Con un pánico atroz a los días de descanso o a esas semanas que por trabajo y otros compromisos te ves obligado a bajar el pistón. Está claro que ese camino del "machaque" inmisericorde no nos puede llevar muy lejos. En mi caso creo que los números empiezan a cantar.
Teniendo en cuenta mis capacidades (del montón, montón) mis objetivos y dedicación, hay cosas a mejorar. De lejos mi peor disciplina es la bicicleta. A pesar de haberle dedicado muchos años, antes con la MTB, las horas que paso en el sillín no se reflejan luego en los triatlones. Sobre todo si lo comparo con la carrera a pie o con la natación, donde llevo dos telediarios como aquel que dice. Proporcionalmente en la piscina y corriendo paso menos tiempo que en la bici (ya digo que en proporción, la bici es siempre el sector más largo.) La diferencia es que a parte de hacer menos volumen, en el agua le dedico muchas más horas a la técnica y corriendo a la calidad. La bici es un sin sentido de acumular kilómetros (para hacer honor al blog) y meter horas y horas. Hoy un calentón, mañana una retalia de puertos, pasado una mañana siguiendo una rueda imposible. Cualquier salida de menos de 90 km me parece una mañana tirada a la basura. Mal, muy mal.
Por suerte siempre hay tiempo para aprender y rectificar. Y espero que este año se capaz de de racionalizar un poco más las horas de pedaleo. Si se quiere rendir lo máximo dentro de lo que somos capaces, creo que hay que pararse más de una vez a pensar que se está haciendo. Y que lo importante es la calidad y la idoneidad de nuestros entrenos por encima de los volúmenes...aun que de tanto en tanto no podamos reprimir esas ganas locas de "machacarnos" a lo loco.

No hay comentarios: