miércoles, 3 de octubre de 2012

A mal tiempo buena cara

Y no me refiero al meteorológico que nos tubo en vilo hasta el domingo. Me refiero al tiempo en el que paré el crono al terminar el Challeng Calella que no fue el esperado. Pero a pesar de ello la buena cara no me falto al cruzar la meta de mi tercera distancia IM.  Al final, mi natación habitual y una mejora en la bici no fueron suficientes. O quizás por eso, no se...Pero me pegue una buena castaña en la maratón. A partir del km 5 de la carrera a pie vi que no era mi día, que las piernas no iban y solo la cabeza me saco de allí más o menos indemne. 
Pero no se si fue por el conseguir superar un mal momento, o que al correr en casa conté con el apoyo de decenas de amigos y sobre todo de ver a  Laia y mis padres en cada vuelta lo que hicieron que este triatlón fuera especial. Y a pesar del sufrimiento y de ver que no cumplía mis aspiraciones lo disfrutara en cada metro. Me di cuenta que hay vida más allá del cronometro. Aunque no quita que saque conclusiones y espero aprender de ellas.
Fue un día para recordar, con una N-II plagada de amigos. No tengo palabras para describir lo que sentí al ver a los compañeros de club animando en la arena y en el asfalto. Demostrando que el ST Piri sí que es más que un club, es una familia. Perdón por el taco pero ellos saben porque: Gracies Fills de Puta!. Mención a parte se merece Xavi Barroso. Mi compañero de entrenos, mi tertuliano de lujo en las tiradas largas, mi amigo. Y el día que se ponga, un triatleta en todos los sentidos. Gràcies Xavi, anava a dir que t'en dec una, però no es veritat, t'en dec unes quantes. 
Y punto y a parte para la familia. Por fin mis padres puedieron verme en una de estas. Animándome en cada vuelta y celebrando el finisher. Perdonarme por haceros sufrir pero ya visteis no estamos tan locos ¿No? Una de las mejores cosas veros allí, gracias por el esfuerzo. Un petonet. 
Y  Laia, sin la que no habría nada de esto y no por mucho repetirlo es menos verdad. Me aguanta todo el año y no solo como triatleta, disfruta con mis éxitos y sufre con mis penas y por si fuera poco hace su propio ironman des de que me levanto hasta que nos acostamos. No hay barrera humana que le impida estar en primera fila gritándome al salir dela agua, en las transiciones, en la maratón...Ver su cara de felicidad es una inyección de motivación en todo momento...T'estimo

Gràcies per la foto Xavi..Veus, una altre.

Y aquí termina otra temporada, mi cuarta en el triatlon, pasan muy rápido. Pero las ganas y la ilusión siguen ahí. Ahora a dejar caer las hojas de los árboles unos días, cargar pilas y  regresar mas viejo y ojalá que un poquito más sabio.  


1 comentario:

Xavi dijo...

Va ser un plaer poder compartir aquest dia amb vosaltres,espero poder-ho compartir des-de l'altre costat algun dia. Salut i esport.