domingo, 29 de agosto de 2010

"Finito"





Se terminó. Después de estos días donde he podido pedalear por el Pirineo, correr por la Cerdanya y el País Vasco y nadar en el Cantábrico y el Mediterrano, volvemos a la rutina, con todo lo malo y todo lo bueno que tiene. Sin dejar de sentirme un privilegiado, por los días de la "dolce vita" y por la vuelta al trabajo...por las dos cosas y por seguir andando el camino.





miércoles, 18 de agosto de 2010

Running y pinchos

Muy buena combianción la de estos día en Vitoria: turismo, pinchos y running. Impresionanates los parques que rodean la ciudad de Gasteiz, con km para correr en un entorno totalmente natural. Como el de Salburua, donde rodamos una horita para coger hambre para los pinchos.

Primero aquí...

...luego foi a la plancha con fondo de milhojas y uvas.


jueves, 12 de agosto de 2010

La fiesta continua

No hay piedad. Sigo castigando el cuerpo, cansado pero con un hambre de kilómetros que jamas había experimentado, más haces más quieres. Los madrugones antes obligatorios, ahora voluntarios. Ver salir el sol mientras nadas en un mar solitario no tiene precio.
Ayer salida "conocer las comarcas catalanas" de la mano de Santi, excelente anfitrión con el que conocí un excelente recorrido subiendo La Collada y el Port de la Creueta. Con unos cuádriceps que pedían descanso a gritos tras el 5x1000 "a todo lo que da la máquina" del martes. Aun queda semana y lo buen es que hay tiempo para todo. Para ese necesario descanso y para seguir metiendole kilómetros al cuerpo...que la fiesta continue!

viernes, 6 de agosto de 2010

Días de triatlón

Dormir más de 8 horas, entrenar dos sesiones diarias, hacer la siesta, ir a la piscina sin ninguna prisa, salir a la mejor hora, desplazarte para entrenar... Días de tranquilidad, días de triatlón.



Ayer un buen "paseo" por las fantásticas carreteras que unen el Bergadà con el Solsones, de la mano del "sonat" Pons, Carlos y el "guia" Chencho. Según los autóctonos con mucho calor y un día fresco para un "playero" como yo, 100 km de bici con algún arreón al principio que pagué al final. Después de comer relax y baño en las aun limpias aguas del Llobregat. Días de tranquilidad y triatlón.