miércoles, 15 de agosto de 2007

Desconectar

Para eso dicen que sirven las vacaciones, para desconectar. Desconectar del trabajo, de las preocupaciones, de la vida cotidiana. Lo malo es cuando también tienes que desconectar de aquello que más te gusta, la bici, el correr, el deporte. Llegan las vacaciones y si por mi fuera estaría todo el día dale que te pego, salidas kilométricas con la bici, combinar varias disciplinas el mismo día, algún día de montaña. Pero claro, no vivimos solos y la mayoría tenemos pareja. Esa "Santa" que aguanta todo el año nuestro ritmo de entrenamientos y lejos de enviarnos al carajo, encima aun nos viene a animar en alguna carrera. Así que llegan las vacaciones y nos tenemos que arrancar de encima, aunque sea un poquito, ese egoísmo que nos recubre todo el año. Toca hacer algo diferente que complazca a todos. En mi caso este año ha sido un viaje. Avión, coche de alquiler y a seguir el mapa. Un castillo, un ferri, un paisaje maravilloso, una cervecita, otro castillo, un paseo, otra cervecita...La verdad: no está mal y encima te enteras que hay algo más, gente diferente, idiomas diferentes, otras culturas, Eso sí de reojo siempre se le puede echar un vistazo a esa tienda de bicis que tienen cosas tan guapas y que no se distribuyen aquí , mirar ese que pasa corriendo, comprar alguna revista de fuera.... Reconozco que un paréntesis en el entreno va bien, sobre todo a nivel mental. Y siempre nos podemos consolar viendo como entienden el deporte en otro lugar,...sin que se note mucho.


Engendro ciclista visto en Edimburgo.


2 comentarios:

Jorge Reynal dijo...

Ferran, disfruta las vacaciones. No hay mejor momento que ese para dedicarle tiempo a la "Santa". Si queda tiempo yo hago lo que le llamo "entrenamiento desestructurado": hacer lo que me da la gana cuando me da la gana hasta que no me de mas la gana.
Un abrazo,
Jorge.

Ferran Vila dijo...

Bastante "desestrcuturado" llevo el entreno estos días.