domingo, 19 de junio de 2011

Sufriendo en Balaguer


Ya me dijeron que este tri era duro, no se quedaron cortos. Tras una natación un tanto caótica. En parte por mi culpa, en parte por unos problemas de la organización con una boya y el transporte a la salida, salgo del agua medio mareado y convencido de que me gusta más el mar que el lago. Creo que hago una buena transición y me meto en el sector ciclista decidido a mejorar las sensaciones. El recorrido rompepiernas se endureció con un viento racheado muy fuerte que incluso hizo peligrosos los diez últimos km, donde tuve que pelear para mantener la bici lejos de las cunetas (suerte que no me llevé la cabra). Ya en Balaguer la famosa cuesta del 13% me gustó mucho, con mucho ambiente, te sentías pro. Y por fin la carrera a pie donde el desgaste de la bici y un incipiente flato que acabó siendo un dolor horrible, me impidieron llevar el ritmo para el que creo que mis piernas sí estaban preparadas. Ellas se portaron muy bien, nada de dolores musculares, rampas o algo parecido. Terminé reventado pero muy satisfecho de haber hecho una media en contra del dolor y haberla superado. Un gran entrenamiento mental. Casi 6 horas de carrera para un triatlón de distancia B duro de narices y recomendable a pesar de algu fallo organizativo, de fácil solución.
Muchas gracias a todos los que estubieron por ahí animando especialmete a Laia, sufridora como siempre. Sin ella esto no sería lo mismo...Bueno, ni esto ni nada. Un abrazo a los Piri con los que compartimos peripecias Iva y Fran. Un besazo para Eva que siempre está ahí para lo que haga falta, marcar una zona o cerrar un neopreno. Un saludo para Ángel, riguroso en su trabajo pero animando sin parar. Y saludos especiales para Sergi, al que me encantó ver casi recuperado al 100%.

Con esto ya tenemos el pie en el cuello de Regensburg a falta de un último ciclo duro y las dos semansa de tapering...Vamos que la suerte empieza a estar echada.

sábado, 4 de junio de 2011

Uff!

Pues sí, ya estoy sumergido en esa época de todas las temporadas donde las buenas sensaciones han desaparecido y todos los entrenos parecen cuesta arriba. Es curioso que siempre me pasas en los periodos de menos volumen de entreno o en las semanas de regeneración como la que estoy haciendo ahora. Por suerte estoy comiendo y descansando bien, pero cuando pongo a correr sobre todo, noto plomo en los pies. Mañana me estreno en triatlón esta temporada en el sprint de Mataró, con un nivel de motivación, por decirlo de alguna manera, discreto. A ver si encuentro la tecla otra vez y para la semana que viene la cosa cambia. Y mejor que sea así por que mirado el planing que a preparado el "Mister"...

Estos días de descanso estoy intentando terminar mi particular "Sagrada Familia", no lo digo por lo monumental si no por lo eterna que se está haciendo la obra. A este paso no se si me la podré llevar a Regensburg, aunque espero tenerla lista la semana que viene y a ver si con un par de meses soy capaz de hacer a la nueva posición

Ya queda menos. La verdad es que me hace ilusión probarla.

Mucha suerte a los que mañana os machaquéis en Salou, en el Extreman. Y mucha suerte a los organizadores, a ver si se consigue consolidar otra buena prueba de distancia IM por aquí cerca.