domingo, 1 de mayo de 2011

Ya tengo calendario

Que difícil es eso de cuadrar fechas y además con las inscripciones a precio de "no crisis" que vuelan a las primeras de cambio, pero al fin creo que tengo un calendario más o menos cerrado. A estas alturas ya empiezo a notar la acumulación de entrenos, más cansancio, más sueño, más hambre, pero sobre todo más fuerza, mas velocidad, y lo que es más importante más motivación y buenas sensaciones. Voy cumpliendo la planificación más que menos. Eso sí, como siempre con mil y una modificaciones y equilibrios de funambulista para encajarlos con el resto de mi vida.
Si no pasa nada después de una temporada sin hacer ni uno volveré a un triatlón sprint, el de Mataró. Y es que estando tan cerca de casa no tengo muchas excusas. Luego una prueba importante el tri B de Balaguer del que mucha gente me ha hablado muy bien y será una piedra de toque. Si el cuerpo aguanta, la siguiente semana aprovecharé para subir al Pirineo hacer algunos puertos y el sprint de Puigcerdà. No tengo claro que en Julio suba a Pont de Suerte para hacer el olímpico, pero ya sería hora de estrenarme en esta distancia. Y claro en agosto para Regensburg.
No sabía como estaría este año. Después del debut en Niza lo que más miedo me daba era no ser capaz de encontrar la motivación y las ganas para meterme en el fregao que supone la preparación de otro IM. Pero estoy viendo que tengo madera de masoquista o como dice mi mujer de "friki", por que me lo estoy pasando igual si no mejor que la temporada pasada.