viernes, 22 de abril de 2011

Tomando forma


Aquí está la "China", se le ha quedado el nombre, o como montar una bici TT a base de ofertas. Debido a obligatoriedad de que cualquier pieza que la componga tiene que estar de rebajas o de saldo la voy montando muy poco a poco, pero ya va tomando forma. Igual que yo que con el paso de las semanas y a base de entrenos, algunos de oferta otros a precio de caviar voy cogiendo la forma y lo que es más importante, la motivación y la confianza. Es curioso, siempre pienso que la parte mental es la que cuesta más alcanzar pero que se consigue casi casi de un día para otro. De repente, una buena carrera, un larga salida en bici con buenas sensaciones o ese extenuador entreno de series en la piscina le dan al interruptor. Y "zas"! Se enciende la lucecilla y a partir de ese día todo iluminado. Te sientes pletórico y el trabajo ya no es buscar motivación para salir a entrenar, si no tener la cabeza en su sitio para no pasarse de revoluciones. Ese es el quit, dar el precio justo pero sin pasarse. Ir sumando ladrillos sin que se caiga la pared. Por eso creo que esto de entrenar es un arte, que algunos llegan a dominar y otros que no tenemos pajolera idea, vamos intentando apurar.
Espero ya con ganas desmedidas los primeros triatlones. El sprint de Mataró, para quemar carbonilla y sacarme el gusanillo. Y me encantaría estar en el medio de Calella, com mi "China", pero no se si el trabajo me lo permitirá.

viernes, 8 de abril de 2011

Recuperar, desconectar

Dormir, comer bien, masaje... A todo eso le llaman entrenamiento invisible o
simplemente recuperación. Eso que cuando empezamos en esto solemos conocer de oídas y apenas practicamos, hasta que las castañas que nos da el "machaque" diario hace que empecemos a planteárnoslo. La verdad es que uno es de piñón fijo y siempre he hecho oídos sordos a los consejos de mi fisio que me recomendaba la sauna como método de recuperación. Eso de sudar sin sentido, metido en un habitación de madera no me iba mucho. Este año estoy intentando hacer algo mejor las cosas y me he bajado del burro. El otro día, tras un pequeño rodaje regenerativo, me armé de valor y me fui directo a esa parte del gimnasio que jamas había pisado. Que queréis que os diga, no se si me recuperé más o mejor de la media maratón del domingo, pero me sirvió para estar sentado diez minutos sin hacer nada, sin pensar en nada concreto, sin ninguna pantalla que ocupara mi atención, desconectando. Y me di cuenta de lo bien que va desconectar de vez en cuando...y que pocas veces, de verdad lo hago.