domingo, 27 de marzo de 2011

Y no me he quemado.


Esta mañana todo ha ido bien. Hasta la lluvia ha decidido irse diez minutos antes de iniciar la media maratón de Montornés. A pesar de la buenas sensaciones que ya he notado en el calentamiento, me he ajustado al plan de carrera que tenía previsto. Un plan que al final se ha visto que era demasiado conservador, pero a toro pasado... La cosa no está tan mal como esperaba y aun que sólo he mejorado por dos "pírricos" segundos mi marca en la distancia, me he dado cuenta que estoy para bajarla bastante más y por tanto en un estado de forma más que aceptable a estas alturas. Con los primeros meses del año que he llevado, esto me llena de motivación para lo que viene a partir de ahora. Inicio la segunda parte de la temporada ya con los primeros triatlones a la vista, sin un calendario muy definido, como siempre, pero con un objetivo claro. Bien, con dos, llegar a Regensburg lo mejor posible y darlo todo por el camino...como siempre.

domingo, 20 de marzo de 2011

Jugando con fuego

Si habéis leído el último post pensareis que soy un incoherente,
un incosnscient o incluso un poco tonto. Pero es lo que hay. Por mucho que me informe, investigue y experimente sobre técnicas de entrenamiento siempre hay una "diablillo" interior que acaba enviándolo todo al traste. Esta semana el "diablillo" a tomado el mando y imbuido por una motivación que hacia tiempo no experimentaba he empezado a enlazar entrenos de series con tiradas largas, test y gimnasio que me han dejado ha estas alturas bastante perjudicado. Eso sí la sonrisa de la cara no me la quita nadie. De todas formas no ha sido una semana tan alocada. A sabiendas me he dejado llevar por el "diablillo". Consciente de que jugaba con fuego pero que si no acababa cojeando podría llegar bien a la próxima semana, contento, motivado y listo para compensar todo el trabajo para sacarle rendimiento en el próximo test; la media maratón de Montornés. Con el desastroso inicio de temporada no podre ir a buscar la marca que me hacia ilusión, pero si tengo un buen día creo que puedo hacer un papel decente y sobre todo acabar satisfecho y con las baterías bien cargadas para el próximo ciclo donde empezará lo bueno. Veremos

viernes, 4 de marzo de 2011

Más no siempre es mejor


Me ha dado por reflexionar un poco sobre el volumen de mis entrenos a raíz de este buen post de Jaime Menendez de Luarca, (os recomiendo su blog) que en esto del tri y el entreno sabe un rato más que yo.
De una cosa ya me di cuenta hace tiempo, más no siempre es mejor, algo aplicable también a otras facetas de la vida.
Pero claro uno se imbuye de motivación y un día decide hacer triatlón. Y de golpe te ves en una vorágine de sesiones de entrenamiento y acumulación de cansancio, obsesionado en ver como esa gráfica de las horas de entreno sube y sube. Con un pánico atroz a los días de descanso o a esas semanas que por trabajo y otros compromisos te ves obligado a bajar el pistón. Está claro que ese camino del "machaque" inmisericorde no nos puede llevar muy lejos. En mi caso creo que los números empiezan a cantar.
Teniendo en cuenta mis capacidades (del montón, montón) mis objetivos y dedicación, hay cosas a mejorar. De lejos mi peor disciplina es la bicicleta. A pesar de haberle dedicado muchos años, antes con la MTB, las horas que paso en el sillín no se reflejan luego en los triatlones. Sobre todo si lo comparo con la carrera a pie o con la natación, donde llevo dos telediarios como aquel que dice. Proporcionalmente en la piscina y corriendo paso menos tiempo que en la bici (ya digo que en proporción, la bici es siempre el sector más largo.) La diferencia es que a parte de hacer menos volumen, en el agua le dedico muchas más horas a la técnica y corriendo a la calidad. La bici es un sin sentido de acumular kilómetros (para hacer honor al blog) y meter horas y horas. Hoy un calentón, mañana una retalia de puertos, pasado una mañana siguiendo una rueda imposible. Cualquier salida de menos de 90 km me parece una mañana tirada a la basura. Mal, muy mal.
Por suerte siempre hay tiempo para aprender y rectificar. Y espero que este año se capaz de de racionalizar un poco más las horas de pedaleo. Si se quiere rendir lo máximo dentro de lo que somos capaces, creo que hay que pararse más de una vez a pensar que se está haciendo. Y que lo importante es la calidad y la idoneidad de nuestros entrenos por encima de los volúmenes...aun que de tanto en tanto no podamos reprimir esas ganas locas de "machacarnos" a lo loco.

jueves, 3 de marzo de 2011

La delgada linea azul

Una delgada linea azul recorre las calles de Barcelona. Como en la película "La delgada linea Roja" (me encanta el cine bélico) esconde muchas batallas. Miles, pero mucho más pacificas. Batallas contra uno mismo, contra el tiempo (en muchos sentidos), contra la lógica a veces. Miles de batallas para alcanzar miles de sueños. Una delgada linea, a veces interminable, una obsesión que perseguir agonicamente más allá de la lógica. Sudor, dolor y épica,...y a todo esto me pregunto: ¿Que hago yo sin dorsal para el domingo?


Siento repetirme mas que el ajo, con este enésimo post sobre la Maratón de Barcelona pero tenía que soltarlo. Sobre todo para desear suerte a todo los participantes, en especial a todos los amigos que se batirán el cobre sobre en asfalto, en una distancia que tiene algo muy, muy especial y con una organización y una ciudad que cada año se superan. Lo dicho, suerte a todos.