jueves, 22 de julio de 2010

A falta de caviar

Es evidente que la motivación de ahora no es la misma que la de hace unos meses. Pero me gusta ver que sigo teniendo ganas de salir a entrenar a pesar de que el objetivo del año ya está conseguido. Lo bueno es adaptarse a lo que hay y lo estoy consiguiendo. Me daba miedo que acostumbrado al caviar me costara digerir el sandwich de estos días pero no. El vicio del sufrimiento, la adicción a las endorfinas, o vete tú a saber el que me mantienen en la brecha. Entreno tras entreno, subiendo intensidad y volúmenes a pesar de este calor y está humedad bestial que muchos días me noquea. Buscando más caviar para el año que viene y con algunos bermutillos para final de temporada voy reescribiendo el menú. Espero que me quede bueno...y bien de precio.

martes, 6 de julio de 2010

Bajando de la nube

Después de unas semana de descanso y celebración, regalándome los oídos con decenas de felicitaciones y mirándome el ombligo viéndome más fuerte, más alto, más guapo y hasta un pelín más rubio, llega el momento de bajar de la nube, hacer balance y plantearse la gran pregunta: ¿y ahora qué?


Lo que viví en Niza está ahí,para siempre. La carrera fue la guinda a 5 días de triatlón, de larga distancia, de camaradería, de ilusión. Al final me sentí feliz, no se definirlo con otra palabra: "felicidad". Una felicidad que se reflejaba en la cara de los que me rodeaban, quizás lo más grande de todo.
Como ya he dicho el Ironman ha superado mis espectativas, deportivas, emotivas....todo. Ante esto la respuesta a la pregunta es obvia. Estoy enganchado y repetiremos. Aun no se donde ni cuando, ni como, pero haré lo posible por cruzar la meta de otro Ironman. Estoy convencido que le he visto la cara bonita a la distancia y que esconde otra, más dura, más cruel, menos compasiva que no es que quiera conocerla, pero a la que sí creo he de acercarme.
Hoy vuelo a los entrenos, todo suave, tranquilo, pero a lo lejos, muy a lo lejos ya hay otro objetivo, otra meta. Eso sí, contando siempre que lo más importante es el camino que me llevará a ella.