martes, 24 de junio de 2008

Cuadriceps para el arrastre

Por fin una semana decente de entrenos. He podido superara, por poco, los 300 kilómetros de bici, una sesión de rodillo y dos de natación. Ya era hora. De todas maneras, el ansia de ciclismo me ha dejado los cuadriceps para el arrastre. Hoy día de San Juan es festivo aquí y he aprovechado par salir a primera hora a estirar las piernas y ver el paisaje, nada de alardes físicos que el horno no está para bollos. Después de la verbena he encontrado unas carreteras semivacias. Sin apenas coches, he sido adelantado por algunos “fiesteros” mientras intentaban alargar la noche, al original grito de “vamos Pantani”.
A ver si en las semanas venideras continua la racha.
Por cierto, se me olvidaba feliciar a Mariona que este fin de semana a logrado su sueño y ha sido finisher en el Ironam de Niza. Moltes felicitata Mariona.

domingo, 22 de junio de 2008

No hay dos sin tres.

Otra vez en lo alto del podium. Marcel Zamora ha ganado por tercera vez consecutiva el Ironman de Niza.

Enhorabona campió!!!!!!!

lunes, 16 de junio de 2008

Sobreviví a la “3 nacions”

A las 7 de la mañana llego a Puigcerdà, en el cielo nubes amenazadoras que al final no darán agua, incluso harán la ascensión a Envalira más llevadera. Descargo la bici, como algo y al toro.
A las ocho en punto dan la salida. Como soy novato me coloco a cola de pelotón y salgo tranquilito. En seguida me doy cuenta que estoy demasiado atrás. Aquí vamos de paseo. Aprovecho la arrancada de otro ciclista para ponerme a rueda y en el segundo kilómetro alcanzamos la cola del primer pelotón. El ritmo es vivo, pero para nada insoportable, así que, aquí me quedo. Hasta la Seu sin novedades, a excepción de dos caídas, la primera casi me atrapa y la segunda la esquivo sin quedarme cortado gracias a una isleta que hay a la izquierda de la carretera. Enfilamos ya hacia la frontera andorrana. Aquí empieza lo bueno y con la subida se inicia mi paranoia personal. Me creo que el primer pelotón, en el que yo iba, esta formado por totalidad de los participantes de la marcha, así que hago el resto del recorrido pensando que voy de los últimos. Incluso en un tramo de la subida, donde me adelantan unas cuantas motos de la organización, me creo soy el farolillo rojo. Una empanada total. La subida la inicio a mi ritmo, sin cebarme, consciente de mis carencias a la hora de escalar. Según el rutómetro se corona en el kilómetro 93, así que voy ahorrando fuerzas. A medida que se acerca el kilómetro 93, ya me doy cuenta que una de dos o el rutómetro está mal o al puerto de Envalira esta noche le han añadido algún kilómetro. Efectivamente el rutómetro está mal y del 93 a la cima quedan como mínino 4 kilómetros más. A la postre los que me sobrarán de la ascensión. Unas eses para enmarcar, en las que ves todo lo que te queda y lo justito que vas. Por fin llego al puerto. Des de aquí veo algunos ciclistas al inicio de las eses y al menos empiezo el descenso pensando que el último, no soy.
Me abrigo y “pa bajo”. Paradójicamente es el momento crítico de la marcha, estaba loco por iniciar el decenos y ahora que la carretera va para abajo me noto cansado y muy cargado de cervicales, no puedo acoplarme bien y no bajo a gusto. Hace un frío del carajo y ni me noto los dedos de los pies. A pesar de todo bajo rápido, no alcanzo a nadie, ni nadie me rebasa. Al inicio de Puymorens atrapo a un participante que va jurando en arameo. Tal y como me habían dicho, Puymorens es una tachuela y la paso sin agobios. Otra vez para abajo. Al llegar al falso llano estoy más solo que la una y pega un viento de cara bastante fuerte, así que decido dejarme coger por algún grupito que venga por detrás. En un par de kilómetros me alcanza un grupo de 5, que van relevando, me pongo a cola y recupero un poquito. En breve ya estoy entrando en los relevos, vamos bien y no bajamos de 40 por hora, en un “plis” estamos en el último repecho y en meta. Cinco horas y cinco minutos de esfuerzo, una media algo superior a 28 por hora y posición 237 de 532 llegados (no, no iba el último). Y muy satisfecho de mi primera marcha cicloturista de carretera. Lo mejor de todo es que me lo pasé muy bien y hoy tengo aun más hambre de carretera que antes de empezar, así que…a por la siguiente.

viernes, 13 de junio de 2008

Consciente de mi inconsciencia

Llevo tres semanas sin a penas entrenar., dos días de gastroenteritis y mi rodilla que no acaba de estar al 100%. Todo indica que lo mejor que podría hacer este fin de semana es tomármelo con calma y hacer un par de salidas sin excesos por aquí. Pero no va ser así. Hoy cargo el coche y me voy a pasar el fin de semana a Eller, en la Cerdanya, con la intención de bajar el domingo a Puigcerdà para hacer la marcha de las 3 naciones, 140 kilómetros con 2400 m de desnivel. Subiendo los puertos de Envalira y Puymorens.


Más de uno ya me ha dicho que no debería, teniendo en cuenta como llego a la marcha y pensando que nunca he pedaleado más allá de los 120 km de una tacada. Pero no puedo evitarlo. Me marqué esta marcha como el objetivo ciclista del año y ahora hay algo que me dice “no te rajes”.
A pesar de todo, creo que tengo una ventaja y es que soy “consciente de mi inconsciencia”. Es decir, que voy de cabeza al abismo pero no de rebote o por casualidad, si no sabiendo perfectamente donde me meto. Sabiendo que voy a sufrir, que voy a sentir dolor y que mi cabeza va tener que volver a echar manos de esa parte escondida en el cerebro que te hace seguir adelante cuando lo lógico es parar.
Bueno que todo parece un drama, pero como me suele decir mi mujer “sarna con gusto no pica”. Ya os contaré.

jueves, 12 de junio de 2008

Aaaaahhhhh!!!!!

Acabo de llegar a casa. Como siempre corriendo, acabando todo el trabajo lo antes posible para poder salir a entrenar y...VUELVE A LLOVER. Esto no hay quien lo aguante. La previsión para el domingo en la Cerdanya es de posibilidad alta de precipitaciones. Le estoy cogiendo manía al tiempo y lo que es peor, a la bici. Siempre saliendo como un furtivo, a toda "pastilla" y huyendo de la lluvia. No lo aguanto más.

lunes, 9 de junio de 2008

K.O.

Ya llevaba mucho tiempo sin gripes, resfriados, catarros…al final he caído. Tengo una gastroenteritis de las buenas, las malditas comidas de trabajo son implacables. Llevo casi todo el día en la cama. Un incidente más a sumar a un nefasto mes de entrenamientos entre lluvia y trabajo. El domingo me presentaré en Puigcerdà en unas condiciones lamentables.

lunes, 2 de junio de 2008

Proyecto singlespeed (y III). La Jam vuelve a rodar

La pregunta era ¿se puede subir a Sant Mateu con el 32x16? Y la respuesta es SÍ. El sábado no quería machacarme mucho, ya que supuestamente al día siguiente tenía la Transcollserola, iluso de mí. Y a pesar de que estaba nublado no llovía. Era el momento perfecto para estrenar la Jam singlespeed.

Antes de la subida, aun iba fresquito.

No me voy a marcar ningún farol y no os voy ha decir que la subida a sido coser y cantar. En algunos momentos de pie sobre los pedales ya me quedaba poca potencia para seguir girando las bielas, y el hígado lo tenía más cera de la boca que en su sito. Pero la subida de algo menos de una hora y 487m. de desnivel la he hecho sin excesivos problemas. Aunque lo mejor a sido el descenso, que he hecho por varias triealeras. Bajar con la horquilla rígida me ha devuelto a principios de los 90, cuando empecé con la MTB. Me he divertido como un niño. Y también las miradas de los biker que se cruzaban al verme subir super atrancado y percatarse que montaba una bici singlespeed. Des de luego te da un puntillo “underground” que mola mucho. Alguno no se a resistido a preguntarme por semejante montaje.

Que vacio está por ahí.

En algún momento he pensado en cambiar el 16 por un 17 o 18, pero la verdad en salida de curva o momentos en los que necesitas arrancar, el desarrollo se quedaría muy corto. Así que habrá que “cultivar” los cuadriceps.
De lo nuevo que llevaba montado en la bici ,todo ha funcionado a la perfección. Las cubierta Maxxis (recomendación de Dr. Bike), impresionantes, muy estrechas 1,9 detrás (Larsen TT) y 1,95 (Ignitor) delante. Detrás una tracción perfecta (sin duda ayudada por el peaso desarrollo que tenía que mover) y delante poco rozamiento y muy buen agarre en curva. Una opción para montar en la MTB de “verdad”. Y los puños Ritchey de espuma no me gustan por que dan muy poco tacto, pero montados con una horquilla rígida ayudan mucho a filtrar vibraciones.
Así que ha sido la primera salida con la singlespeed, pero no será la última.



Objetivo cumplido. La Jam en Sant Mateu.

domingo, 1 de junio de 2008

¿A quién madruga Dios le ayuda?

Pues no nos ha dejado. El despertado ha sonado a las 6:00 y la lluvia que caía en ese momento ya era como para quedarse en la cama. Pero la esperanza es lo último que se pierde. Así que me he levantado, he cargado los trastos y la bici en el coche y para Sant Cugat. De camino ya he visto que la cosa no iba a mejorar y la guinda ha sido a la llegada, cuando los Mossos estaban hablando con la organización para suspender la marcha. Al final han decidido seguir, pero tendríamos que ir agrupados en pelotones. Visto lo visto, ni he descargado la bici y tal y como he llegado me he vuelto para casa. Me he quedado sin Trans Collserola. Está claro que no tengo espiritu de martir. Eso sí, me voy a pegar un desayuno para enmarcar. A ver como les va a los que iban al triatlón de Mataró, el mar no estaba del todo mal para nadar, pero el tiempo es nefasto.