lunes, 31 de marzo de 2008

Próximo objetivo: triatlón

Este año parece que va ser el de los debuts. Después del exitoso estreno en el maratón, llega el momento de hacer lo propio con el triatlón. Lo que más me atrae, visto des de fuera, es la larga distancia, pero yo siempre he sido de los de empezar las casa por los cimientos, así que el próximo objetivo será el triatlón sprint de Mataró el uno de junio, para ir tranquilo y coger experiencia, no sólo en al competición si no en la manera de entrenar. Esto último ahora mismo me parece todo un misterio.
De momento el plan lo llevo fatal, por que unos dolores en la cara externa de la rodilla, recuerdo del maratón, no me dejan correr. Tengo que conformarme con nadar y pedalear. Por esta misma razón es casi seguro que me perderé la Cursa dels Bombers de domingo próximo, mi 10.000 favorito, muy rápido y muy bien organizado. En fin, otro año será. Esta semana tengo que volver a la fisio a ver que me dice.
Des de que acabe el maratón solo he parado completamente una semana, pero llevo 3 entrenando sin agobios, haciendo lo que me apetece. Ha llegado la hora de planificar un poco la preparación de cara al triatlón. Esta semana he acumulado 2500 m. de natación, 106 km. de bici y una hora de rodillo. Como podéis ver, de campo y playa. De momento voy a meter tres sesiones de piscina a la semana, esto en plan “sagrado obligatorio” ya que aquí queda mucho por hacer. Con el cambio de horario espero que algunas semanas pueda coger la bici los días laborables y así abandonar aun más, mi tan odiado rodillo y espero que en una o dos semanas pueda retomar la carrera a pie.
A ver que tal se me da esto del triple deporte. Des de luego, con todas las “máquinas” que andáis por aquí, inspiración no me va a faltar.

jueves, 27 de marzo de 2008

Proyecto singlespeed


Hace muchos años descubrí en alguna revista yanqui las singlespeed. Bicicletas de un sólo desarrollo y en las que se busca la máxima simplicidad posible. La idea me pareció una excentricidad, pero siempre me quedo el gusanillo de probarlo. Durante mucho tiempo he ido buscando la manera de convertir una bici “normal”, con desarrollos, en una bici de una sola marcha, he visto por ahí chapuzas varias pero no acababan de convencerme, a excepción de las bicis ya diseñadas como senglespeed des de un principio

Al final, gracias al blog de Aitor, descubrí un kit de conversión que, como no, se vende en USA, pero que hoy en día gracias a Internet tienes en tu casa en menos de una semana. Ya me ha llego el esperado paquete que contiene la corona que será única, los separadores para el cassette y el tensor de cadena (la madre del cordero, para que la cosa quede presentable).
Ahora solo me falta la bici a convertir, será una JAM (una marca de Vitoria que ya no existe) de acero, del año 95 más o menos, es mi antigua MTB que aun guardo en un estado impecable. Cuando la tenga lista os la presento y sobretodo ya os contaré si es factible rodar con una MTB con un único desarrollo de 32x16.

domingo, 23 de marzo de 2008

Pim pam


Así fue la salida de ayer. Karli y yo queríamos hacer 3 horas y “pim pam, pim pam”, acabamos haciendo tres y media para 90 kilómetros, luchando contra un viento de narices, que hizo que nos empleáramos a fondo para que la media no se fuera al carajo. Nos estamos adaptando bien a la bici después del maratón. Cada día me siento mejor sobre la bici de carretera y la motivación y las ganas están a tope.
Hoy 1200 metros de natación, un espacio donde aun queda mucho por hacer de cara a los próximos objetivos, que en principio serán debut en triatlón sprint con la vista puesta en finalizar un olímpico y la participación en alguna cicloturista de nivel. Ya lo iremos viendo.


Restautante "Pim, Pam,...Pum", teniamos que pararnos a hacernos esta foto en homenaje a Santi Pons, el difusor de esta gran filosofia.

Así acabamos, tostaditos, tostaditos.

jueves, 20 de marzo de 2008

Collserola "mon amour"

Hace más de 4 años que ya no vivo en Barcelona, no añoro nada de la gran ciudad a excepción de una cosa: mí querida Serra de Collserola. Por suerte, vivo lo suficiente mente cerca como para cargar la bici en el coche y plantarme ahí en menos de media hora. Cosa que he hecho hoy, para hacer dos horita y media y 35 kilómetros de pistas y senderos increíbles y más estando al lado de la gran ciudad.

Concentrado en el camino, que el suelo está muy duro y los árboles no se apartan.

La Trek empieza a tener más años que Matusalen pero sigue dando la talla.

Que poca pendiente que tiene en la foto!. En esta trialera camino de Sant Medir no he puesto ni un pie, pero casi pongo la cabeza.

Y a 100 m. del cohe un reventón para acabar la jornada.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Ski y más fotos de BCN



Pues tres días más de ski para cerrar la temporada, en Baqueira-Beret, como podéis ver no había mucha nieve pero se ha aprovechado al máximo, ya sea deslizando o tomando una cervecita.

Al llegar hoy a casa he abierto el buzón y las fotos de la Maratón de Barcelona que pedí a ASIPHOTO (fotógrafos oficiales del evento) ya desataban aquí. Esta gente se lo cobra, pero trabajan bien, aquí os dejo una muestra.





sábado, 15 de marzo de 2008

Yuhuuuuuu!!!!!!



No se me ocurre otra manera para definir la salida de hoy. El retorno a la bici. El domingo pasado ya hice una horita treinta, para desentumecer las piernas y el martes una hora de rodillo, para no perder mucha comba. Pero hoy he salido con Karli y he celebrado por todo lo alto el verdadero retorno a la bici. Que bien me lo he pasado!. 2 horas 25 minutos para 51 km y una media de 21,4 subiendo los puertos de Orrius y Parpers, genial! Para ser el primer día no está mal. Y lo mejor de todo, es que esto es sólo el principio.
.

Gracias a Karli por traer la cámara, sin ella no podrias ver estas fotos al más puro estilo Zugasti.

sábado, 8 de marzo de 2008

Jornada de reflexión


Esta semana me he dedicado a descansar y a hartarme de comer todas las porquerías que no he podido comer durante mucho tiempo. Cuando he conseguido que la glucosa llegara de nuevo a mi cerebro, me he dedicado a repasar estos meses de entreno y la carrera del domingo pasado y como hoy se supone que es un día para la reflexión, aquí os dejo las mías:

1º He entrenado relativamente poco.
Cosa que es una lastima. Y no porque con más entreno hubiera mejorado mi marca, si no por que a mi lo que precisamente me gusta es eso, entrenar. Y una media de 38 kilómetros semanales en las quince semnas de preparación es bastante justito. Aunque les he sabido sacar bastante rendimiento sumándolos a algunas salidas de bici y esquí.

2º Solo aprendo a base de golpes.
A pesar de las miles de palabras que he leído sobre el maratón y los centenares de consejos que he recibido de maratonianos experimentados, cometí el error típico del novato. Correr demasiado rápido los primeros kilómetros. La media, inferior a 5 minutos el kilómetro, a la que lleve mis zapatillas por el asfalto barcelonés, espoleado por la emoción, lo pague a partir del 35, cuando se me fue apagando la velita hasta irme a medias por encima de 6 minutos. Espero tomar nota mental

3º La maratón es la madre de todas las carreras. (al menos de la que he hecho yo)
Jamás ninguna prueba que he corrido (larga distancia en MTB, duatlones de alta montaña, carreras de montaña, etc.) me ha dado las emociones que me dieron los 42, 195 de Barcelona. Increíble, tanto las emociones, como las sensaciones físicas. Por mucho que te lo cuenten no puedes ni hacerte una idea aproximada de lo que supone esta prueba. ¿Qe está mitificada? Pues no se por donde.

4º Si quieres puedes.
Más allá de frase grandilocuentes, o eslóganes de marketing, está claro que cuando nos proponemos algo de verdad, es mas difícil no conseguirlo que obtener el objetivo

5º Ya soy maratoniano y que bien me lo he pasado.
Tres meses de entrenos, nervios he incertidumbres, en los que disfrutado como un niño. He conocido un montón de gente he hecho nuevos amigo…en fin, que ha sido el primero pero no será el último.

jueves, 6 de marzo de 2008

Premio para el "campeón"


Me lo había prometido como una motivación más: "si me va bien la maratón, esta temporada cambiamos el sombrero". Dicho y hecho, ayer me fui a Probike y me compre este flamante Giro Pneumo. Me encanta esta marca de cascos. Antes, en mi verdadera época ciclista, era la que usaba. Cascos muy cómodos, que parecen que no los llevas puestos y en mi opinión, estéticamente preciosos. Otro motivo más para estar deseando subirme a "la flaca".
En Probike, vi las equipaciones para ciclismos y triatlón de los participantes en el proyecto Lanzarote 2009, la lastima es que son exclusivas, no están a la vente al público en general. Por cierto, es una gran iniciativa, si quereis saber más visitad su blog: IRONMAN Probike Intemperie 2009

lunes, 3 de marzo de 2008

42,195


Después de tantos entrenos, de haber esperado tanto este día, al final llegó el momento de enfrentarme al maratón, el día en que las dudas se dispararían.

La primera parte de la carreta no tubo mucha historia. Si exceptuamos el dolor en la rodilla que ya me apareció en el kilómetro 5 y que trampee como pude durante toda la prueba, a base de tirarme agua por encima de las piernas, disfruté mucho hasta el medio maratón. Corría a ritmos de entre 4:50 y 5:00 (cosa que no se si al final fue un error), empapándome del ambiente, de los otros participantes, del público, la ciudad. Saludando a la gente que vino a animarme, mi mujer Laia, mis padres y Violeta y Maritxell, que también le echaban un cable a sus respectivos Karli y Abraham.

Mucha gente dice que el verdadero maratón se inicia más allá del kilómetro 30. El mío empezó sobre el 26. Las piernas empezaron a perder su elasticidad y cada vez se asemejaban más a dos patas de silla que a unas extremidades de un ser animado. Hasta que en el kilómetro 30 perdieron toda su flexibilidad y darles movimiento se convirtió en una tarea titánica de mi cerebro y mi voluntad . Tenia un montón de estrategias psicológicas pensadas para cuando llegara este momento. Durante muchos éntrenos, ideé mecanismos mentales, ideas que recordar. cuando la agonía del maratón me invadiera. Me decía a mi mismo: “pensaras en todo lo que has entrenado, en tu familia, en la gente que te apoyado en esto, en los que no lo han hecho...”. Pero a la hora de la verdad, nada de esto me sirvió. Ni siquiera tenía fuerzas para rememorar uno de estos pensamientos. En mi cerebro, sólo había cabida para una idea: “un paso más, un pie delante del otro, no pares, sigue”. Una parte de mí, sobre todo las piernas, me decían que ya basta, que hasta aquí hemos llegado, total por andar un poco. Pero otra parte se rebelaba, una parte donde el haber andado, a pesar de terminar, hubiera sido como una derrota.
Me acercaba al kilómetro 35, donde sabía que estaba mi familia apoyándome, así que intente poner buena cara, para que no se preocuparan mucho. Pasó por debajo del Arco del Triunfo, Laia y Violeta me animan. De aquí hasta el kilómetro 38 la agonía es infernal, no se de donde saco las fuerzas para seguir corriendo. De hecho, jamás hubiera pensado que podía sufrir tanto y soportarlo. Entro en la calla Ferran, y esto parece el paseo de los zombis. Mucha gente que parece fresca, deja de correr repentinamente, los mas afortunados siguen andando y otros paran a estirar. Me digo: “por que no haces lo mismo, para ya”. Pero sigo. Me he convertido en una especie de autómata del dolor.

Justo en frente al monumento a Colón, una voz que viene de atrás me llama por mi nombre. Es Karli, ha bajado un poco el ritmo y lo he pasado sin ni siquiera verlo. Se une a mi ·via cruzis” y nos acercamos a los últimos kilómetros con unos tiempos de paso del todo patéticos, por encima de los 6 minutos el kilómetro. No queda combustible para más. Parece mentira, pero enfilamos ya la calle Sepulveda, la calle más larga del mundo. A lo lejos, muy a lo lejos, se vislumbra la penúltima curva. Por fin la giramos y ya olemos la meta. Veo a Laia, le dedico todo esto y empiezo a levantar los brazos. Karli me dice que ya está que lo hemos logrado. Cruzamos la meta juntos, levantando los brazos y parando el crono en 3 horas 37 minutos y 28 segundos. Nos abrazamos como si nos hubiéramos salvado de una catastrofe.

Casi se me cae una lagrimilla, cuando una chica de la organización me cuelga la medalla que acredita que he finalizado el maratón. El triunfo de la irracionalidad del sufrimiento sobre lo racional, que es dejar de sentirlo. Pero como alguien ha dicho por aquí, los que nos metemos en estos berenjenales no somos muy “normales”.
Al final puedo besar a mi mujer y abrazarme a mis padres y empezar a pensar en la próxima locura.
'

Quisiera dar las gracias a todos los que me han apoyado en este pequeño sueño hecho realidad. A Laia, que ha aguantado todos mis entrenos y lo que es peor, todas mis neuras. A mis padres. A mis compañeros de entreno Abraham. Juan y sobretodo Karli, del que he aprendido muchas cosas. A Violeta, sin sus masajes y consejos esto hubiera sido mucho más duro y a todos los que habéis dejado algún mensaje en este blog. Os prometo que me han servido mucho.

sábado, 1 de marzo de 2008

Todo listo


La ropa, el dorsal, el chip, la bebida, las zapatillas, las gafas, las ganas, la ilusión, la fuerza, la alegría, la concentración….creo que no me dejo nada. Bueno, también me acompañan un poquito de miedo y de incertidumbre, lo habitual para enfrentarse por primera vez a los 42,195. Esta noche no creo que duerma mucho, es un poco como las noches de reyes de cuando éramos pequeños. La ilusión, más que los nervios, haran que el sueño sea ligero. Descansar, comer y beber han sido las prioridades de esta semana. Todo esto, junto a lo sembrado los últimos tres meses, espero que de una buena cosecha mañana.