domingo, 24 de febrero de 2008

Se acabó lo que se daba

Pues eso, que se acabó lo que se daba, que no hay más cera que la que arde, que hasta aquí hemos llegado. Se acabó el entreno para el maratón. Esta semana ya han empezado los nervios, ¿un estornudo? “estoy constipado”, ¿un dolorcito? “estoy lesionado”, si estoy así esta semana como no estaré la siguiente.
Estos 7 días han sido más parecidos a una semana de recuperación que a una de entrenos. El lunes descanso, obligado por la tirada larga del domingo y por un dolorcillo en la rodilla que iba a menos. Llegó el martes y me tocaba una horita de trote, cumplí con lo marcado. Pero al acabar, el dolorcillo de la rodilla reapareció y con él, el pánico. El miércoles visita a la fisio (gracias por todo Violeta), un poco de masaje y me dice que me deje de neuras y a correr.
Llega el jueves y el trabajo me de deja en el dique seco (viajo a Madrid estrenando el AVE). El viernes madrugo y a las 7 ya estoy corriendo. 5x1000, a pesar de las malas sensaciones al correr recién salido de la cama, hago de la ultima serie la más rápida de toda la preparación (4:04).

El fin de semana lo hemos pasado Laia y yo en el Hostal de Eller, en la Cerdanya, magnifico lugar para descansar y comer bien. Muy recomendable como "campo base" para excursiones por la zona, sobretodo de MTB. El sábado mientras Laia esquiaba como lo que es, una fanática de la nieve, por la estación de Ordino-Arcalis, yo acumulé unos 500 m de desnivel con mis esquís de montaña, una hora y media de ascenso para disfrutar después de un suave y fugaz descenso.
Esta tarde he hecho mi último rodaje largo, 1:30, para casi 17 km, por mi “adorado” paseo marítimo. Muy buenas sensaciones, las mejores de las últimas semanas, sin dolores, acabando fuerte y con la moral a tope.
.
Todo está hecho, al menos todo lo que he podido. Mi único temor es haberme quedado un poco justo de kilometraje total y que eso lo noten mis piernas más allá del kilómetro 30. Por lo demás la confianza es máxima y las ganas de cruzar la meta el día 2 aun son más grandes. Emoción, intriga y dolor de barriga.

domingo, 17 de febrero de 2008

A 14 días del día M

El domingo, después de la tirada larga del sábado, me encontraba sorprendentemente recuperado, muy motivado y con ganas de más. Pero tenía que estar por motivos laborales (sí, sí, ya se que cuesta de creer), en la estación de Formigal el domingo por la noche. Me esperaban 3 días de esqui a saco y un ritmo de vida digamos que no muy deportivo. Muchas horas de esquí y no demasiadas de sueño. El lunes primera toma de contacto, hay bastante nieve, aunque no esta en excelentes condiciones, cerramos la jornada con unas 5 horas de sube-baja. El martes pasamos de las pistas y el estilo yo-yo, nos calzamos los esquís de montaña y nos subimos al Pico Arroyeras (2573 m), el más alto de la zona. En poco menos de 3 horas nos plantamos en la cima, hacemos trampa ya que aprovechamos un par de remontes para ganar altura. La salida es genial, un día soleado, sin viento, foqueando sobre distintos tipos de nieve, y cramponaje por la arista cimera, genial! Un descenso bastante rápido nos devuelve al bullicio pistero y terminamos tomando tapas en el bar de la gasolinera (comida casera superrecomendable).
























El miércoles último día, una jornada plagada de de fuera pistas, tubos, palas trilladas, algún rinconcito por desvirgar de nieve polvo,… acabo con las piernas para el arrastre. El jueves regreso a casa, hogar dulce hogar.
Llevaba 5 días sin correr y para retomar el ritmo, que mejor que unas series (dicen que hay que llamarlas repeticiones) de 3X4000, pensaba que los tiempos estarían peor (19’:17’’ 18’:36’’ 18’:30), pero al fina a pesar de quedar hecho polvo me sentí relativamente bien.
El sábado me encontraba cansado, así que decidí recuperar bien, ya que para el domingo me esperaban 26 km de rodaje. El día ha salido claro y se ha ido tapando, un poco lo que me ha pasado a mí. He salido motivado y tranquilo, me notaba fuerte. Los kilómetros me pasaban rápido. He salido des de Premià por el paseo marítimo dirección Barcelona, al llegar a Badalona me parecía que esto era poco, -más, quiero más-, el kilómetro 13 estaba a la altura de las chimeneas de Sant Adrià, allí he dado media vuelta y me he enganchado a un grupito que ha parado en la estación de Badalona. A partir de aquí ha empezado el calvario, el gemelo derecho ha empezado ha hacerme amagos de subirse y he tenido que parar un par de veces a estirar. Cada vez iba peor y los últimos 5 kilómetros me he arrastrado como un caracol, par hacer 2:16, un tiempo digamos que discreto, para decirlo de manera suave. Al acabar he vuelto andando a casa y para colmo, en ese trayecto ha empezado a dolerme el tendón rotuliano de la pierna izquierda, un desastre. He entrado en casa con una cara que daba miedo y con unas ganas locas de dejar de correr para siempre. Después de la siesta los dolores han remitido un poco, al igual que la mala leche que llevaba, veremos como va la semana. A 14 días del día M.

sábado, 9 de febrero de 2008

Dolor

Así ha sido la semana, dura, dura. El lunes descanse, no me notaba excesivamente cansado pero estaba algo cargado de piernas. El martes me fui a Zaragoza por trabajo y por la tarde salí a rodar por el Parque Grande. Me noté fatal, las piernas no funcionaban, pero a pesar de ello corrí una hora sin demasiado esfuerzo. Al terminar estiramientos a mansalva, baño de agua fría i gel relajante, intentaba recuperar como fuera par seguir los entrenos de la semana. Pensaba estar mejor el miércoles, pero nada de nada. Salí a rodar otra vez, no podía hacer nada más, otra hora por el Parque Grande, arrastrando las piernas, acabé como puede. Eso sí, la hora de carrera continua cada vez me pasa más rápido y con menos esfuerzo. Mas estiramientos, mas agua fría, mas gel. No mejoraba, me vi tan mal que renuncié a entrenar las series que me tocaban al día siguiente.
.
El Parke Grande de Zaragoza. Un buen lugar para correr, con mucho ambiente runner a última hora del día
.
Pero el jueves se obró el milagro. Al llegar la tarde salí a probar sensaciones e increíblemente me notaba ligero. Las piernas me pedían guerra y no las defraudé. Hice lo que tenía previsto en un principio, un 6x1000 recuperando 45 segundos, con la intención de hacer todas las series entre 4:30 y 4:15. Estos fueron los tiempos:

4:35 (calentando, sin mucho esfuerzo)
4:42 (me “empano” pensando en mis cosas)
4:29 (volviendo a lo previsto)
4:18 (la cosa se pone caliente)
4:14 (seguimos la linea)
4:09 (a tope)

Acabé satisfecho y mucho más tranquilo, sintiéndome recuperado por fin del esfuerzo del domingo. Me encantan los entrenos duros de velocidad.
El viernes masaje y en capilla a esperar la tirada más larga de la preparación.
A las 8:30 hemos salido Juan, Abraham (encara no tens el blog?), Karli y yo para meternos entre pecho i espalda 30 Km. de rodaje. Des de el principio no me he notado fresco, pero me veía con suficiente gasolina para aguantar. Los primeros 15 kilometros han pasado volando, comentarios, risas, futuros proyectos, que rápido pasan lo kilómetros cuando corres con amigos. Me he ido sintiendo cada vez mejor y no sufría en exceso. Pero han llegado los últimos 10 kilómetros donde cada vez notaba más pesada las piernas. Los últimos 5 kilómetros he decidido callarme y aguantar como pudiera el ritmo infernal que marcaban los dos galgos que llevaba delante. Los últimos 100 m. eran en subida y ahí nos ha salido a todos nuestra cara más competitiva y más loca y hemos acabado esprintandonos. Como no podía ser de otra manera, Karli “El Mestre” nos ha dejado a tras. Al final he acabado reventado, con 2 horas 26 minutos y con la sensación haber sabido sufrir.
Una semana igual de dura que provechosa donde he aprendido a convivir con el dolor, a 3 semanas del gran día.

lunes, 4 de febrero de 2008

Por el buen camino

Pues parece que vemos por el buen camino. Ayer corrí la media maratón de Granollers, que tenía que servirme al tiempo como entreno y como test para el maratón. Pues tanto lo uno, como lo otro, creo que puedo considerarlos un éxito.
La salida fue bastante caótica, llegué demasiado tarde y me coloqué muy atrás, así que los dos primeros kilómetros me vi obligado a adelantar a Elvis, al diablo, al de la peluca afro y a muchos de los participantes del cuarto de maratón que corrían simultáneamente. A partir del kilómetro 3 pude coger un buen ritmo de carrera, e ir aumentándolo poco a poco, corriendo de menos a más, como a mí me gusta, dando todo lo que tenía, pero a la vez regulando. Los últimos 5 kilómetros de esta carrera, son de vértigo, Karli ya me lo había avisado, así que apreto y me dejo llevar por el público y el suave descenso, haciendo parciales de hasta 4:10 sobre el kilómetro 17. A la llegada paro el crono en 1:35:27 (tiempo oficial), pulverizando ,que bien suena esto, mi anterior marca en la distancia de 1 hora y 45 minutos y haciendo una media de 4:31 el kilómetro.
Hoy me encuentro algo cargado de piernas, pero nada cansado, sin dolores remarcables. Así que ahora toca continuar entrenando y llegar bien al próximo sábado, cuando haremos la tirada más larga antes del maratón.
Ah!, no quiero cerrar este post sin felicitar a mis compañeros de ayer en la carrera, a Juanot, a Abraham que también hizo marca personal y a Carles, que está siendo mi guía por la senda maratoniana y quien me anima en cada entreno cuando lo veo negro, aunque sólo este nublado. Gràcies Karli.

.
Blogers antes de la salida

sábado, 2 de febrero de 2008

Vuelta a la rutina

Vuelta a la rutina. Después del descontrol de la semana pasada estos días he vuelto a la rutina, entre la reincoporación al trabajo y los últimos coletazos del jet-lag, me he sentido bastante cansado. A pesar de ello he podido acumular un buen puñado de kilómetros. El lunes Karli me “arastro” ha correr una hora i media por el paseo marítimo, me encontré algo cargado, pero con buenas sensaciones. El martes tenía suficiente sueño como para dormir una semana, así que fue el primer día de la preparación para el maratón, que pudiendo salir a entrenar no lo hice, estaba desecho. EL miércoles tampoco tenía el cuerpo para muchas fiestas, pero tocaban series. Después de 25’ de calentamiento me casque un 5X2000, recuperando un minuto. Estos son los tiempos:
9:30 (demasiado lento, me noto sobrado)
9:04 (este es el ritmo)
9:03
9:01
8:52 (me dejo casi todo lo que tengo)
Ya se que no son una pasada, pero para mi están más que bien. Al final acabo con muy buenas sensaciones y supermotivado, acumulando una hora y media más para la saca. Jueves una hora de rodaja suave, noto el peso de las series en las piernas, pero sin más, los rotulianos aguantan bien y de “cardio” me noto totalmente recuperado. Ayer viernes, fuimos a buscar los dorsales para la media maratón de Granollers que correremos el domingo. Al volver a casa el cuerpo me pedía correr y no pude reprimir las ganas. Salí a rodar, sólo media horita y al acabar hice dos rectas, para mantener las sensaciones de velocidad en las piernas.
Hoy descanso total. Mañana será un día importante. La media de Granollers será la piedra de toque para ver realmente como estoy. El tiempo de mañana y las sensaciones, servirán para acabar de definir los entrenos de las siguientes 3 semanas y valorar cual puede ser mi tiempo objetivo en el gran día.
De todas formas, sigo sintiendo que voy justo de preparación, sobre todo del global de kilómetros acumulados. Por otra parte, también me doy cuenta de que he hecho todo lo posible. Viajes, trabajo, familia, alguna lesión, no me han dejado tiempo para más. Así que esto es lo que
hay.

Este es mi dorsal para mañana. Esperemos que me traiga suerte.